DestacadasOrganizaciones Sociales

La madre de Cristina Olivares llegó hasta tribunales: “Estamos de pie para defender los derechos de mis nietos”

A casi 10 años del femicidio de Cristina Olivares, el homicida que la mató de 163 puñaladas pudo salir a través de un permiso extraordinario del Penal de Chimbas, lugar donde cumple su condena. Ariel Palma fue escoltado hasta la casa de sus padres por personal penitenciario para poder pasar un almuerzo junto su familia.

 

La imagen de la movilidad del penal recorrió todos los medios locales e incluso llegó a los portales nacionales, pero antes fue la familia de Cristina quien se aseguró que lo que comenzó como un rumor fuera verdad. El padre, de la mujer que fue asesinada la noche del 7 de julio del 2012, contó que fue hasta la vivienda de la familia de Palma y escondido pudo confirmar la noticia.

 

El dolor, la indignación y la impotencia nuevamente fueron las sensaciones que sintieron los padres de Cristina. Por eso, Sandra Olivares organizó junto a diferentes movimientos de mujeres una movilización en la puerta de Tribunales.

 

La mujer que estaba en compañía de su marido habló con los medios de comunicación y afirmó que están de pie para defender los derechos de sus nietos y la memoria de su hija. “Queremos que la jueza nos atienda y nos explique está pasando con Palma y los beneficios que tiene”, dijo en Primera Edición de Noticias.

 

Por otro lado, Antonio Olivares, padre de Cristina, afirmó que las salidas se vienen dando desde hace tiempo, pero reconoció que no quería creerlo.

“Hace más de 4 años que está saliendo. Lo hace dos veces al mes”, dijo conmovido el hombre que además, contó que se levantó de la cama para ir y comprobar la cruel noticia.

 

A la puerta de tribunales llegaron diferentes organizaciones para acompañar a la familia de Cristina.

 

Qué dice el permiso de salidas extraordinario que provocó la polémica

“En virtud de las patologías que sufren los progenitores del interno y demás familiares, situación corroborada conforme informe del OTC de fecha 2 de mayo de 2022; dadas esas dificultades físicas que no permiten la concurrencia al SPP y conforme lo dispuesto por el art. 166 de la Ley 24660, se dispuso un permiso extraordinario por dos horas al interno Palma Acosta con estricta y debida custodia”.

 

Es un permiso “extraordinario”. Palma lo pide todos los meses y se lo niegan. Ahora, y con la recomendación del Área Social del Organismo Técnico Criminológico, se le otorgó un permiso excepcional.

 

El femicidio de Cristina Olivares

Palma y Olivares mantenían una relación conflictiva y tenían dos hijos en común, de 1 y 3 años al momento del crimen. Ella intentó separarse varias veces y lo denunció por violencia de género, pero iban y volvían y la noche del 7 de julio de 2012 la relación tuvo un desenlace trágico.

 

Él la había citado en la casa de sus padres en Pocito, pero cuando la mujer iba en camino fue víctima del ensañamiento de Palma, su amante y la cuñada de esta. Entre los tres la ataron, la apuñalaron 163 veces y después abandonaron su cuerpo a la intemperie.

 

Según la autopsia, los agresores inmovilizaron a la víctima, sujetándole las manos por detrás con el cinturón de un saco. Olivares estaba golpeada y tenía 25 cortes en su rostro y el resto repartidos por todo su cuerpo. Para los forenses tuvo una muerte dolorosa y lenta al quedar en estado de agonía entre 30 y 40 minutos.

 

Aunque la investigación fue compleja, finalmente pudieron detener a Miguel Palma, el exmarido de Cristina, a Rosa Videla y a Noelia Corvalán, cuñada de Videla. Estas personas fueron a juicio y todas recibieron la misma condena: prisión perpetua.

 

Cristina Olivares ya llevaba un tiempo muerta cuando la Justicia la citó por la denuncia que había presentado en contra de su expareja. Ya era demasiado tarde.