Mundo

Madonna se sumó al rechazo contra un candidato brasilero

#EleNão (#ÉlNo) es el nombre de la campaña que las mujeres brasileñas organizaron contra el el ultraderechista candidato presidencial Jai Bolsonaro. Mañana, cientos de miles de mujeres saldrán a las calles de 70 ciudades. En las redes sociales sumaron un apoyo de relieve mundial: Madonna.

La cantante posó en una foto publicada en su cuenta de Instagram. En verdad, lo que Madonna compartió es un fotomontaje de un fan, pero que ella lo divulgara se tomó como un apoyo explícito a las mujres de Brasil contra el ex militar de extrema derecha, favorito para llegar a la segunda ronda en las comicios del próximo 6 de octubre.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#EleNão #nopainnogain #foco #MinhaProteina #ficagrandeporra #planejamento #saúde #fé #respeito #LivingForLove #amor

Una publicación compartida de Claudio Robert (@claudiorobert) el

“Él no nos va a desvalorizar”, “Él no nos va a oprimir”, “Él no nos va a callar”, son las consignas en el afiche, con la palabra “Freedom” (Libertad) en una mordaza. Además se suma el hashtag #endfascism (#TerminenConElFascismo). La publicación de la foto en la cuenta de Madonna se viralizó dentro y fuera de Brasil. En Instagram, la artista tiene 12,1 millones de seguidores.

Bolsonaro encabeza las encuestas con el 26 por ciento, pero perdería en un ballotage. Sus rivales son Fernando Hadadd, del PT, el ex ministro Ciro Gomes y el centrista Geraldo Alckmin. Este último se encargó de recordar los insultos de Bolsonaro a mujeres. El candidato ultraderechista llegó a tildar de “vagabunda” a la diputada María do Rosario Nunes ante las cámaras de TV, y de “idiota” a una periodista. Además, es un nostálgico de la dictadura de 21 años, que funcionó entre 1964 y 1985 y reivindica las torturas a opositores al régimen.

A través de las redes sociales se organizó la convocatoria para hoy. “Mujeres unidas contra Bolsonaro” es el grupo que aglutinó a las mujeres en el gigante sudamericano. Ya tiene unos 3,5 millones de miembros y mañana aglutinará mujeres en las calles de Rio de Janeiro y San Pablo, entre otras ciudades.