Deportes

Fue 10 veces campeona del mundo en Tang Soo Do y aspira un nuevo título

Melisa Mulet lleva más de dos década en las artes marciales y en julio parte hacia Costa Rica para representar al país. Además brinda clínicas gratuitas de defensa personal para mujeres.

Tiene una energía particular y quizás eso la llevó a ser 10 veces campeona del mundo en Tang Soo Do, un arte marcial tradicional moderno de Corea que está enfocado hacia el combate orientado a la defensa personal. Melisa Mulet, es sanjuanina y desde julio que se prepara para ir a representar a la Argentina en Costa Rica.

Para ello entrena de lunes a sábado y algunos días puntuales lo hace doble. Dos horas de gimnasio y una hora treinta parte física, además tiene una dieta rigurosa de cero grasas acompañada de muchas frutas y comidas sanas. Y a pesar de que dice que no es fácil ser mujer en este tipo de artes marciales su objetivo es traer nuevamente la copa del mundo.

“Somos pocas las mujeres de todos los países. En total habrán 7 en cinturón negro que participan de este mundial”, dijo a 911 mujer mientras entrenaba detrás del Centro de Convenciones.

En su larga carrera entrenó a personal policial de Jujuy y Corrientes ya que es Instructora de defensa personal militar. “El tema de la defensa personal policial es complicado. Que una mujer entrene a los policías lo ven como raro y te encontrás con muchos que lo aceptan muchos que no”, dijo en referencia al trabajo que realizó en todas las áreas de la Policía de algunas provincias del país.

Melisa no solo se queda con esto sino que también ha dado clínicas de defensa personal a las mujeres que han sido víctima de violencia de género en diferentes departamentos de la provincia. La última convocatoria en la que participó fue en la Facultad de Filosofía donde alrededor de 520 mujeres fueron parte. “Me da mucha impotencia ver como son atacadas y en esas capacitaciones vemos lo básico de defensa personal”, agregó convencida que es importante que se puedan defender ante un ataque y sobre su posibilidad de brindar esta ayuda.

 

“Una de las situaciones más dolorosas que viví fue tener una alumna que fue golpeada por su pareja por intentar venir a las clases”, recordó.