DestacadasOrganizaciones SocialesUncategorized

En el Día de las Infancias lanzaron una campaña bajo el lema: “En un mundo justo, las niñas no son madres”

La organización feministas Socorristas en Red organizó un tuitazo para visibilizar la situación que se vive en el país. En San Juan, a través de Las Hilarias hablaron del tema.

En el marco del Día de las Infancias una organización feminista sanjuanina se sumó a una iniciativa nacional que busca concientizar sobre las niñas y adolescentes obligadas a parir. Desde Las Hilarias, propusieron ser parte de un twitazo bajo el lema “en un mundo justo las niñas no son madres”.

Un grupo de socorristas hablaron con Xama Señal y explicaron que la campaña nacional surge de una problematización que se observó en el acompañamiento a quienes deciden abortar. “En nuestro registros, el 15% de esos acompañamientos que se dieron en el 2019 fueron a niñas y adolescentes menores de 19 años”.

Desde la organización sanjuanina recalcaron que la infancia es un tiempo destinado a otras formas de vida que no tienen que ver con la maternidad. “Las queremos vivas y jugando”, fue otra de las frases que remarcaron y que se vieron en redes sociales durante la jornada del viernes.

 

Mirá el video:

A nivel nacional se colocaron diferentes mensajes como: “En Argentina cada tres horas una niña de entre 10 y 14 años es forzada a gestar, parir y criar”. Este lema fue empapelando las diferentes calles que rodean al Congreso en Buenos Aires.

Algunas cifras

Al mismo tiempo, desde la organización brindaron datos sobre la problemática: “Cada año en todo el mundo, quedan embarazadas 16 millones de niñas entre 15 y 19 años y 2 millones de niñas de menos de 15 años. De acuerdo a estimaciones de Naciones Unidas, nacen aproximadamente 14 millones de niñes de madres adolescentes (15 a 19 años) de los cuales casi 2 millones ocurren en América Latina y el Caribe, lo que representa el 13% de todos los nacimientos. De acuerdo a las mismas estimaciones, dos de cada tres de esos nacimientos ocurren en los países del Cono Sur. Todos estos datos se desprenden del informe “Embarazo en la adolescencia en Argentina” de Amnistía Internacional”.

“En la Argentina, cada tres horas una nena de entre 10 y 14 años atraviesa un parto. El 80% de los casos de embarazos en niñas es producto de abuso sexual intrafamiliar, según el estudio Embarazo y Maternidad en Adolescentes y menores de 15 años elaborado por Unicef Argentina”, indicaron.

Y aportaron: “Según datos oficiales hay 700.000 nacimientos por año, de los cuales más de 3000 son de niñas menores de 15 años. Sólo en 2017, 2493 niñas se convirtieron en madres, 506 tenían entre 10 y 13 años, mientras que en 1987, apenas 14. En 2015, se registraron 45.968 egresos hospitalarios por causas relacionadas con abortos, de los cuales 414 fueron en niñas entre 10 y 14 años, según últimos datos disponibles del Ministerio de Salud”.

“El acompañamiento a niñas y adolescentes en sus procesos de abortos ha significado una alta preocupación desde la conformación de Socorristas en Red. Según su informe, han acompañado en el año 2018 a un total de 90 niñas menores de 14 años y 1.069 adolescentes de entre 15 y 19, lo cual constituye el 13,7% del total de los acompañamientos realizados en el último año sistematizado. De las niñas menores de 14 años acompañadas por socorristas, 47 estaban por fuera del sistema educativo y 37 tenían un trabajo remunerado”, opinaron”, apuntaron.

Y expresaron: “¡Las niñeces merecen vivir ese mundo justo! Y lo decimos con Carteles en la vía Pública. ¡Las niñeces merecen vivir ese mundo justo! Y lo decimos con Carteles en la vía Pública. En un mundo justo los estados y sus gobiernos garantizan todos los derechos de la niñez, los escritos y los que están escribiendo con desenfado y provocación las niñeces en su cotidianeidad. ¡Las niñeces merecen vivir ese mundo justo! Y lo decimos con Carteles en la vía Pública. Las queremos #VivasYJugando”.

En esta línea opinaron: “Deseamos un mundo, o muchos mundos, donde las infancias puedan ser pensadas en su pluralidad, en sus diferencias y singularidades. Reconocer a las infancias desde las múltiples vidas que construyen ese tiempo tan particular. Elogiarlas. Abrigarlas. Escucharlas. Albergar y expandir sus deseos. Pensar y sentir las infancias en su fragilidad requiere de tiempo hondo disponible, de cuidados y ternura. El tiempo de la infancia es tiempo presente. Es un aquí y un ahora. Y es en este tiempo que hay niñeces que cuidar para que no pierdan su infancia. Cuidar este tiempo de vida, estas vidas, estos mundos posibles”.

“En un mundo justo las niñas no son madres es también una apuesta de profunda responsabilidad social desde la certeza de estar a(r)mando mundo feminista. Las queremos vivas de risa, vivas jugando. Las queremos niñas, no madres. Necesitamos extender y dar alojo a los tiempos de la infancia. En un mundo justo, se cuida a las niñas de la tortura del abuso y las violaciones. Por eso mismo, en un mundo justo, las niñas no son madres. En un mundo justo los estados y sus gobiernos garantizan todos los derechos de la niñez, los escritos y los que están escribiendo con desenfado y provocación las niñeces en su cotidianeidad. ¡Las niñeces merecen vivir ese mundo justo!”, concluyeron.