Patricia Solorza vivía en Ezpeleta. Tenía una hija de 4 años y un hijo de 14 con retraso madurativo, una meningitis de chiquito lo había dejado sin poder hablar ni escuchar. Vivía con su madre y su pa

Leer más