DestacadasJusticia

Adriana García Nieto: “Las mujeres no podemos ceder el sueño de ser las dueñas de nuestras propias vidas”

La reciente ministra de la Corte de Justicia de San Juan recibió a 911mujer y habló sobre el empoderamiento de la mujer, del Ni Una Menos y sobre la importancia en el acompañamiento de las víctimas de violencia de género.

Adriana García Nieto hace cinco meses que es parte de la Corte de Justicia de la Provincia. Su lugar, un espacio sumamente importante, es la primera vez que es ocupado por una mujer. Desde que llegó forma parte de la Oficina de la Mujer y trabaja con un equipo que tiene varios objetivos como por ejemplo empoderar a las víctimas de violencia de género, entre otros aspectos.

-¿Qué significa que una mujer ocupe un lugar que históricamente fue de hombres?

-Creo que socialmente estaba planteada la necesidad de que una mujer integrara la Corte de Justicia. Implicaba un gran logro de empoderarnos y de acceder a un lugar que nos había sido vedado, por lo que implica una gran responsabilidad, porque cuando uno lucha por alcanzar determinados lugares también debe hacerse cargo de lo que ese lugar implica. No alcanza con llegar sino lo que hace cuando una está en ese lugar.

-Cinco meses de trabajo: ¿Qué balance se puede hacer en estos 180 días en la justicia local?

En estos cinco meses han sido tiempos de mucho trabajo. Aquí no hay tiempo de acomodarse, de pensar, sino de ver lo que nos habíamos propuesto. El objetivo era darle una mirada de mujer, una mirada integral de las decisiones que se venían tomando y de acompañar los procesos y cambiar otros. El balance es positivo porque logramos intervenir en los proyectos que ya estaban pensados.

-Hablaste de la palabra “empoderamiento” y muchas veces hay cierta resistencia a esta palabra que acompaña la lucha de las mujeres. ¿Para vos que significa este concepto?

-Creo que hay que ser muy responsable con el uso de estos términos. Para mí empoderarse es en primer lugar descubrir de lo que soy capaz como mujer y a dónde podemos llegar. Sobre todo descubrir como mujeres y no querer ser igual que los hombres. El problema es cuando queremos ser idénticamente iguales, cuando sustancialmente somos diferentes.

En los lugares que he desempeñado siempre he pretendido que me traten como mujer, yo no quiero que me traten como hombre, quiero que tengan el mismo respeto y que reconozcan la misma autoridad que les reconocen a los hombres. Creo que esto forma parte del empoderamiento que es descubrir quiénes somos y todo lo que somos capaces, Pero actuar esencialmente como mujeres. De esta manera lograremos los cambios sociales que pretendemos, creo que la sociedad necesita de la mirada femenina pero no desde una mirada de una mujer de hace 100 años hacia atrás pasiva, obsecuente, que todo lo dejaba pasar. Las grandes mujeres de la historia han demostrado que cuando han sido capaces de asumir los retos que la propia historia les imponía han logrado grandes cambios.

Hay mujeres albañiles excelentes, hay mujeres técnicas constructoras que son excelentes. Hoy a mí me toca ser la mujer en la Corte históricamente ocupada por hombres. ¿Cuál es el plus que yo como mujer le puedo poner? Y ese es mi desafío cotidiano.

-Mientras vas avanzando también vas caminando junto a la Oficina de la Mujer ¿Cómo es el trabajo que se viene realizando?

-En diciembre del 2017 se creó la OM que establece talleres, registros. No es la atención directa a mujeres víctimas de violencia de género sino establecer cuestiones desde el Poder Judicial que puedan ayudar a disminuir la violencia o plantear de qué manera generamos herramientas para acompañar a las mujeres. En la OM trabajan fuertemente capacitándose y capacitando.

La vuelta de rosca que le hemos dado este año ha sido visitando algunos municipios no solo en perspectiva de género, sino en debida diligencia y en retractación. Es decir que el problema de la violencia en un problema de todos y la comunidad debe hacerse cargo en el sentido de asumir el compromiso de que cuando haya un hecho de violencia no se lo puedo naturalizar. También hemos establecido el Registro de la Violencia doméstica que tiene que ver con la posibilidad de que todas las causas estén en el sistema informático. Recién se empieza a cargar y esto permitirá que el juez sepa si se han tomado medidas en otros juzgados. Este registro nos ayudará a mapear el sistema de violencia y ver donde estamos parados. Si uno piensa que hay personas que padecen violencia es inalcanzable y esto es una herramienta más.

-¿Creés que hay otra mirada respecto a la violencia de género con el nacimiento del Ni Una Menos?

-Yo creo que el Ni Una Menos fue el último grito. Hacía rato que veníamos diciendo esto no está bien. Fue decir basta. Yo tengo una mirada como mujer y no puede dejar de decir nadie menos y como sociedad nos tenemos que empezar a cuidar. Todos somos valiosos.

El Ni Una Menos viene por un grito de las mujeres que históricamente hemos estado ocultas. Pero hemos demostrado que somos fuertes y que podemos defendernos y que si no podemos nosotras tenemos a otros y digo otros porque quiero reconocer el papel de los hombres que salen en la defensa de la mujer y de las mujeres en defensa de varones.

-¿Qué queda pendiente en materia de género para el próximo año?

-Entre lo que queda pendiente, está el empoderamiento de la víctima y el acompañamiento. Hay que trabajar en esto, nosotros las mujeres tenemos que acostumbrarnos y repetirnos mil veces que podemos salir, tenemos como y si no, hay gente que nos lo puede demostrar. Lo que no puedo ceder es al sueño de ser la dueña de mi vida, no podemos claudicar en ese sueño. A mí me toca hacerlo desde la Corte pero todos los días debo trabajar para eso.

Y no basta con ser la dueña de mi vida, sino tiene que haber una mirada para con el otro. Es ver en que puedo crecer y que puedo aportar; esto tiene que ver con las responsabilidad social.

Hoy estoy aquí y mi manera es que la justicia sea lo que la sociedad quiera y el Poder Judicial de San Juan sea un Poder Judicial modelo porque es lo que la sociedad quiere y la sociedad quiere respuestas, quiere que nos hagamos cargo de ese voto de confianza que nos han dado.